CRITICAR NO ES INSULTAR

abril 19, 2008

 

         Y hemos asistido, quizás seguiremos asistiendo, a unas criticas periodísticas –artículos, comentarios, declaraciones- que desdicen, algo mas que eso, del sentido común y del respeto. Me refiero a las críticas surgidas sobre las nuevas ministras, sobre todo de la Ministra de Defensa.

         El Presidente el Gobierno ha elegido, es su competencia, a varias mujeres como ministros o ministras. ¡Es elección suya! Hablar de “floreros”, adornos o calificaciones semejantes –mas bien descalificaciones-  me lleva a pensar, debo ser un tanto malintencionado, en resabios de un pensamiento machista; lo siento, pero así lo pienso.

         Decir que el nombramiento de una mujer al frente del Ministerio de Defensa es una provocación –se ha afirmado que era “una ofensa” al Ejercito- dice bien poco de quienes lo afirman, y  muy poco, asimismo de los militares. El colmo es decir que la ofensa o provocación se agrava porque la Ministra esta embarazada. ¡Desde luego, tal afirmación no hubiera sido posible de un hombre como Ministro! Que quieren que les diga, las mujeres pueden estar embarazadas, los hombres no lo están, ni se espera…

        Resumiendo, criticas que son, además de disparates, casi insultos y, por supuesto, desprenden un “cierto olor a machismo”. Eso por una parte. Por la otra, criticar las críticas profiriendo insultos –no los reproduzco porque me resultan nauseabundos- es “meterse de lleno en el mismo charco”: el charco del insulto, de la agresión, del disparate.

        Me importa un “pepino o bledo”, y disculpen la expresión, si tal Ministerio esta mandado por una mujer o un hombre; lo único que me importa es que quienes mandan sean responsables, gestionen bien sus carteras, pretendan el bien de la sociedad. Si ZP ha considerado que debía plasmar la igualdad hombres-mujeres, esta en su derecho como presidente el Gobierno. Los ciudadanos juzgaran según los resultados de la gestión. Y quienes escribimos podemos, y debemos criticar, pero sin faltar al respeto, ni insultar. Y a algunos articulistas y comentaristas se les ha visto en demasía “el plumero”.

JOSE-ANTONIO BURRIEL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: