COMENTARIO A DOS ASESINATOS

diciembre 2, 2008

La sociedad se ha visto golpeada en este fin de semana por dos nuevos asesinatos machistas : en Pontevedra y Valencia,. Algunas caracteristicas de esos asesinatos bien merecen unos comentarios.

         El delincuente maltratador de Pontevedra mata a su actual pareja y lo intenta con su exmujer y unos vecinos, y todo ello en un permiso penitenciario de salida de prisión. Muy difícil es la rehabilitación de un maltratador. Se puede formatear el disco duro de un ordenador o comprar uno nuevo; difícil es hacerlo con “el chip” cerebral de quien cree que es dueño y señor de la mujer, de quien cree que no hubo maltrato, solamente conducta “normal” –normalizada por la ideología-, y, por tanto, se venga de quien oso afearle la conducta y denunciarlo.

         ¿Permisos penitenciarios? Están previstos en la ley como preparación para la vida en libertad. Nada que objetar al respecto. Y no entiendo que se diga que no se deben conceder a quienes no consta su rehabilitación o reinserción. Y no lo entiendo porque es difícil la rehabilitación en unas prisiones saturadas y con escasos medios personales –profesionales bien preparados- para esa rehabilitación. Si para los permisos fuera absolutamente necesaria una prueba fehaciente de rehabilitación, apenas existirían permisos de salida.

         No debe extrañar que la mujer asesinada –pareja en aquellos momentos del asesino- implorase por el tercer grado y confiase en quien iba a ser su asesino. Quienes conocen bien –están preparados para ello- la violencia machista, saben de la dependencia afectiva y de otros tipos de la mujer; saben bien de la creencia de la  mujer que esas conductas no van con ellas. Dejemos a un lado el fallo en el dispositivo de focalización del preso       –dispositivo para asegurar la orden de alejamiento-; los fallos son posibles. Sin embargo, ¿fue advertida la exmujer de los permisos penitenciarios de su exmarido? Así lo señala la ley.

          Y en Valencia un colombiano ha asesinado a su actual pareja. Según los vecinos y conocidos todo era normal en esa relación, aunque otros hablan de disputas frecuentes; hay que tener cuidado con lo que dicen posibles testigos. No debe olvidarse que el machista y maltratador suele aparecer como una persona normal y educada y amable de puertas hacia fuera de las cuatro paredes del hogar. Y el machista asesino intenta suicidarse. Lo hace porque piensa que su vida ya no tiene sentido al haber acabado con la vida de quien era para él “un juguete”·, la razón de su conducta. Arrepentimiento, no; nada tiene ya sentido para el asesino.

         Dos nuevos asesinatos machistas que nos deben hacer reflexionar sobre el largo camino que nos espera hasta erradicar la lacra de la violencia sobre las mujeres. Pero sin pesimismo, con pasos decididos hacia delante y con un clamor cada dia mayor de todos los ciudadanos.

 

 JOSE-ANTONIO BURRIEL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: