LA IMPASIBILIDAD ES CULPABLE

marzo 13, 2009

En largo escrito publicado en la prensa Jesús Neira, el profesor que ha estado largos meses en coma a consecuencia de los golpes recibidos al defender a una mujer que estaba siendo maltratada, ha escrito palabras que merecen reflexión.
Ha escrito: “La sociedad no puede ser un muro callado que contempla impasible la brutalidad humana en la mas absoluta frialdad…Casi siempre hay un hombre cerca de una mujer agredida; en cualquier persona consciente, esa es una oportunidad para ayudar a los mas débiles y para impedir una tropelía. De lo que se trata es de no ser indiferentes ante el sufrimiento ajeno, de nos ser insensibles ante el horror que padecen los débiles. Sin proteger a la mujer, destruimos los paliares de la sociedad y de la persona. El silencio de los hombres ante la violencia de genero es el mas claro síntoma de nuestra decadencia”.
El silencio, el contemplar impasibles la brutalidad –mirando hacia lado o cerrando los ojos, que es cerrar el corazón- es reflejo exacto de la decadencia de la sociedad. Decadencia porque la insolidaridad es aislamiento, es negación del ser social que somos y que nos hace personas. Decadencia porque la impasibilidad ante el horro e injusticia, y sin la vivencia de la justicia en nuestros negamos nuestra condición humana.
Encastillados, más bien encerrados, en nosotros mismos ni siquiera vivimos nuestra individualidad: aunque nos cueste, aunque suponga esfuerzo y a veces dolor, solamente siendo solidarios con quienes nos rodean, seremos capaces de ser personas. Sin olvidar, algo que sucede a menudo, que defender a la mujer, que negarse a que nadie la maltrate, es defender nuestra propia dignidad humana. En efecto, todos somos igualmente dignos, y si no defendemos la dignidad de los demás es que no aceptamos la nuestra. Mas aun, no permitiendo el maltrato a ninguna mujer, estamos realzando nuestra propia condición de hombres -en estas palabras estoy pensando en los hombres-: el hombre es hombre en la medida en que la mujer es mujer, y sin respeto a esa dignidad eso no es posible.

JOSE-ANTONIO BURRIEL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: