DENUNCIAS FALSAS

diciembre 26, 2009

Asistimos en estos últimos meses a la aparición en los medios de comunicación de noticias sobre el elevado número de denuncias falsas por parte de las mujeres en materia de violencia de género, de malos tratos. También son frecuentes los artículos y comentarios sobre el tema. ¿Qué esta pasando?
El Consejo General del Poder Judicial ha advertido sobre la falsedad de tales afirmaciones, sobre la manipulación que algunos hacen de los datos estadísticos y oficiales. A quienes están detrás de la manipulación de los datos y de las falsedades acerca “de las denuncias falsas” tales rectificaciones oficiales y de autoridad “les resbalan”. ¿Por qué?
Ya se puede explicar que no es lo mismo absolución –falta de pruebas, por ejemplo- que denuncia falsa. Ya se les puede explicar que la causa de la retirada de denuncias –miedo, presiones, estado anímico de la mujer, etc.- no es la falsedad de la mujer. Ya se les se explicar la ausencia de ventajas respecto a la separación o divorcio por la presentación de presuntas denuncias falsas. Cualquier explicación convincente y racional les trae si cuidado. ¿Por qué? Porque los personajillos” –y los grupos organizad0s que están detrás- no pretenden otra cosa sino descalificar la Ley, con la única finalidad, aunque intenten enmascararla con “sinrazones”, es mantener la supremacía del varón sobre la mujer, en definitiva, el machismo que subyace en sus conductas y actuaciones, en sus protestas, en sus falsedades.
Y tal finalidad perversa hay que denunciarla abiertamente sin entrar “al trapo” de sus entrevistas, comunicados, cartas al director o artículos de opinión. Si alguien pensaba que el machista iba a permanecer impávido ante la puesta en práctica de la igualdad… ¡aviado estaba e ingenuo era! Nadie puede suponer que unos cuantos años iban a erradicar siglos de dominación y de desigualdad.
¡Ladran, luego cabalgamos! Lo importante es cabalgar. Lo importante es señalar el pensamiento que mueve a esas falsedades para que nadie se deje llevar por ellas: ¡los machistas no quieren perder “sus privilegios”! Lo siento pero la libertad –y como consecuencia la democracia- acabara imponiéndose.
JOSE-ANTONIO BURRIEL

Asistimos en estos últimos meses a la aparición en los medios de comunicación de noticias sobre el elevado número de denuncias falsas por parte de las mujeres en materia de violencia de género, de malos tratos. También son frecuentes los artículos y comentarios sobre el tema. ¿Qué esta pasando?
El Consejo General del Poder Judicial ha advertido sobre la falsedad de tales afirmaciones, sobre la manipulación que algunos hacen de los datos estadísticos y oficiales. A quienes están detrás de la manipulación de los datos y de las falsedades acerca “de las denuncias falsas” tales rectificaciones oficiales y de autoridad “les resbalan”. ¿Por qué?
Ya se puede explicar que no es lo mismo absolución –falta de pruebas, por ejemplo- que denuncia falsa. Ya se les puede explicar que la causa de la retirada de denuncias –miedo, presiones, estado anímico de la mujer, etc.- no es la falsedad de la mujer. Ya se les se explicar la ausencia de ventajas respecto a la separación o divorcio por la presentación de presuntas denuncias falsas. Cualquier explicación convincente y racional les trae si cuidado. ¿Por qué? Porque los personajillos” –y los grupos organizad0s que están detrás- no pretenden otra cosa sino descalificar la Ley, con la única finalidad, aunque intenten enmascararla con “sinrazones”, es mantener la supremacía del varón sobre la mujer, en definitiva, el machismo que subyace en sus conductas y actuaciones, en sus protestas, en sus falsedades.
Y tal finalidad perversa hay que denunciarla abiertamente sin entrar “al trapo” de sus entrevistas, comunicados, cartas al director o artículos de opinión. Si alguien pensaba que el machista iba a permanecer impávido ante la puesta en práctica de la igualdad… ¡aviado estaba e ingenuo era! Nadie puede suponer que unos cuantos años iban a erradicar siglos de dominación y de desigualdad.
¡Ladran, luego cabalgamos! Lo importante es cabalgar. Lo importante es señalar el pensamiento que mueve a esas falsedades para que nadie se deje llevar por ellas: ¡los machistas no quieren perder “sus privilegios”! Lo siento pero la libertad –y como consecuencia la democracia- ac

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: